Un enfoque educativo para la Escuela Católica

Martes 22 de Junio, 2021

 
Lo católico como enfoque educativo encierra un tesoro fecundo que ya está siendo compartido y que a la vez merece ser ofrecido cada vez más con conciencia y generosidad.

En este año y medio pandémico, los colegios han sido puestos a prueba en un modo inédito. Hay que reconocer que han inventado y experimentado múltiples adaptaciones de la educación escolar al nuevo modo a distancia. Las propuestas pastorales ligadas a la religión católica, que las escuelas han siempre llevado a cabo, también han hecho la propia parte.

Este conjunto de iniciativas de la escuela católica ¿Bajo qué enfoque educativo se ha inspirado y se podrá seguir inspirando? La emergencia pandémica pasará. Pero queda la necesidad de contar con una caracterización explícita y acorde al mundo contemporáneo de la propuesta educativa de la Escuela Católica.

El documento “Un Modelo de Escuela Católica” (MEC) plantea al respecto un modo de comprender el atributo católico en una escuela. Por un lado, lo católico tiene que ver con la “confesionalidad”: “una experiencia que expresa y contiene la dimensión religiosa, en tanto tradición y práctica del credo católico” (p. 52). Por otro lado, la dimensión católica puede ser concebida también como propuesta pedagógica, es decir “como una observación de aquello que esta religión aporta a la educación, en tanto lenguaje, enfoque y estilo didáctico” (p. 52).

La dimensión confesional de lo católico es la que se maneja y se aborda habitualmente en las discusiones, tanto personales como públicas, respecto de lo que esta confesión religiosa representa y cómo opera en una escuela que se diga católica. Menos tiempo tal vez se dedica a aproximarse al atributo católico desde una perspectiva pedagógica. El documento del MEC desarrolla esta doble vertiente señalando que no se trata de alternativas excluyentes y precisa que “la pedagogía, por así decirlo, es el lenguaje universal de toda escuela y el Evangelio entraña un estilo pedagógico particular inclusivo, para educadores y educandos independientemente de sus procesos de fe” (p. 53). 

Ahora bien, la comprensión de lo católico como enfoque educativo y pedagógico es algo que es abordado también por el Magisterio de la Iglesia. Por ejemplo, la Congregación para la Educación Católica en el documento: “La Escuela Católica en los umbrales del tercer milenio”, señala que esta institución escolar “no está reservada sólo a los católicos, sino está abierta a todos los que demuestren apreciar y compartir una propuesta educativa cualificada” (1997, N° 16). 

Esto se vincula al significado originario del término católico que remite a la universalidad de algo, es decir la capacidad de abarcar el todo en la multiplicidad de sus facetas. Se trata de la posibilidad de que las personas que se acercan a la escuela católica, más allá de sus posturas de fe, experimenten en este lugar, una posibilidad de diálogo en una interacción con la diversidad, vivida desde el amor y la acogida mutua.  Por lo tanto, la propuesta católica como camino pedagógico implica la conciencia que Dios Padre es el primer educador y sigue actuando de manera educativa en cada una de sus criaturas. De este modo la educación se configura como un recorrido en el cual ayudamos a Dios en la tarea educativa hacia sus criaturas libres. Por eso, la escuela católica propone un cierto modo de ver, gustar y concebir el saber y la preparación cultural de los estudiantes que se insertan en un entramado de experiencias, pues en cada escuela se comparte la vida desde la actividad educativa.

Para poder hacer realidad estos rasgos de lo católico como enfoque educativo, el MEC profundiza en el estilo pedagógico de Jesús como punto de referencia. También propone el ejercicio didáctico de la síntesis pedagógica para los estudiantes y todos los actores de la escuela, respecto de lo que ha vivido tanto desde las asignaturas como en las demás experiencias formativas del colegio. Finalmente, subraya que la escuela católica pone una especial atención al diálogo entre la fe y la cultura en la gestión curricular, ofreciendo propuestas e iniciativas para acercarse a los saberes y fenómenos culturales desde una perspectiva de fe.

Lo católico como enfoque educativo encierra un tesoro fecundo que ya está siendo compartido y que a la vez merece ser ofrecido cada vez más con conciencia y generosidad.


 



"Renovemos la pasión por educar"
Cienfuegos #51 Santiago de Chile
22 690 85 00